Los insectos de productos almacenados, conocidos técnicamente como IPAs, comprenden un gran número de insectos. Pueden infestar muchos productos almacenados diferentes: granos, cereales, frutos secos, nueces, semillas e incluso tabaco.

Estos insectos de productos almacenados suponen un peligro tanto para particulares como para diversos tipos de industrias: plantas de procesado de productos, almacenes, panificadoras y hornos de pan, restaurantes, molinos, granjas y silos. También pueden provocar graves pérdidas económicas por la contaminación de alimentos, especialmente si es producto terminado.

Cualquier tipo de contaminación hace que estos productos no sean aptos para el consumo humano.Identificar y eliminar la fuente de la infestación resulta crítico para conseguir controlar esta plaga. Sectores como el alimentario o el de almacenamiento de productos se pueden beneficiar de un programa continuado de gestión de plagas, que le ayude a contener y erradicar las plagas, al mismo tiempo que les ayudan a cumplir con los estándares más altos de higiene, incluyendo prácticas de limpieza, almacenamiento y rotación de productos tal y como recomienda la legislación pertinente.

Si piensa que necesita la ayuda de un experto para eliminar una plaga de productos almacenados, llame a Grupo Fumiserv al 956 320 997 ó 625 381 820 y solicite una inspección gratuita

Evidencias de insectos de productos almacenados

Descubrir una plaga de cualquiera de los insectos que atacan los productos almacenados en los armarios donde se guardan los alimentos puede resultar muy estresante. Debido al riesgo de contaminación, lo más probable es que tenga que tirar a la basura cualquier alimento con el que entren en contacto. En su casa eso puede significar simplemente deshacerse de la harina o el azúcar, pero en una empresa esto puede suponer un grave coste económico por daños a los bienes y productos almacenados.
Por tanto es muy importante aprender a identificar una plaga de productos almacenados, para así poder tomar medidas para acabar con ella lo antes posible, y por supuesto evitar su reaparición.

  • Daños en los productos almacenados, insectos vivos o muertos (pequeños escarabajos y polillas) en cualquiera de los estadios de su ciclo: larvas, pupas, etc, tanto en los alimentos como en las estanterías donde se almacenan.
  • Señales de infestación, agujeros, larvas o restos de pieles fuera de los paquetes de comida.
  • Larvas, pupas o restos de pieles en huecos y rendijas alrededor de donde se guardan los alimentos.
  • Larvas, pupas o restos de pieles mudadas en alimentos derramados.
  • Larvas, pupas o restos de pieles mudadas en las vigas y el alféizar de las ventas.
  • Restos de insectos en las trampas para insectos e incluso en porta cebos para roedores.

Dónde encontrar los insectos


Si sospecha que puede tener una plaga de insectos de los productos almacenados, conviene saber dónde se pueden esconder. Los insectos de productos almacenados pueden vivir en diferentes alimentos, como por ejemplo:

  • Harinas
  • Frutos secos
  • Cereales en grano
  • Dulces
  • Queso
  • Jamones y embutidos
  • Pescado seco
  • Comida para mascotas
  • Especias

Cómo eliminar la carcoma


Curativos-no residuales - Su objetivo es conseguir la erradicación de la plaga, pero no tienen un efecto protector contra futuras infestaciones. Normalmente se utilizan cuando no es posible aplicar directamente biocidas en la madera atacada, ni de forma superficial ni por inyección.

Aquí están encuadrados los tratamientos por anoxia en atmósfera controlada como nuestro tratamiento CAT. Estos tratamientos están libres de productos nocivos o tóxicos.Dependiendo la especie de carcoma - Así como del nivel de infestación y la naturaleza de la madera se aplica alguno de estos tratamientos o la combinación de ellos:

  • Inyección
  • Pulverización
  • Aplicación de gel

Estos tratamientos eliminan a la carcoma en sus fases de adulto y larva, mientras que los huevos no son afectados hasta que eclosionan. Estas técnicas se pueden usar también como tratamientos preventivos para garantizar que la madera tratada no se verá afectada por la carcoma en un periodo de tiempo